« Schaulsohn y Lagos se encuentran en terreno | Inicio | Schaulsohn encabeza las encuestas »

agosto 06, 2004

El organillero de “don Schaulsohn”


organillo

Santiago se llena de música y color. Los vecinos salen a mirar y los niños corren a ver a todo un personaje. Es el organillero Manuel Lizana y su loro Panchito, que por estos días trabajan codo a codo en la campaña de Jorge Schaulsohn, o “don Schaulsohn”, como él le dice.

Desde que empezaron los primeros fuegos de campaña Schaulsohn y Lizana se juntaron y decidieron remar juntos. El candidato gana sabor y el artista popular la seguridad de que el futuro alcalde lo escucha y se preocupa. “Con él vamos a estar en la Plaza de Armas, es que don Schaulsohn es un tipo excelente. Nada que decir”, dice el hombre del lorito en el hombro.

¿Por qué aceptó participar en una campaña política?

Nunca antes había participado, porque como que el organillo no es político. Pero él se interesó por lo de nosotros. Nos quiere poner en el Centro, donde están los turistas. Él ve que este es un arte propio chileno, algo nuestro. Por eso quiero que gane en Santiago.

¿Cuál es la gracia de este trabajo?

Lo más lindo es que el mío es un trabajo libre. Ahora estoy entretenido con don Schaulsohn que me trae harto público, mañana me voy a un barrio y por donde me tinque me pongo a tocar el organillo. Así, he recorrido Chile desde Iquique a Punta Arenas, he estado fuera de Chile y además se gana bien. Es que nosotros somos una familia que desde mi abuelo ha estado en esto.

O sea que se conoce toda la tradición del oficio.

Claro. Soy la tercera generación. Mi abuelo, mi papá, mi tío, mi hermano y yo somos organilleros y a mi sobrino también le gusta. Si mire. Este organillo mío lo rescatamos. Lo hizo mi abuelo, que es el único luthier de Chile y de América Latina. Estaba hecho un cajón de manzanas. Como era de la familia lo arreglamos y ahora lo uso yo.

Por su parte don Manuel Lizana padre viene llegando de México y Alemania, donde anduvo perfeccionando su arte y se conoce al dedillo los anécdotas del oficio. “Hartas cosas nos han pasado. Una vez toqué en un aniversario de matrimonio de Don Francisco”, recuerda el hombre que –como hoy su hijo– ha dado miles de esquinazos y serenatas. “Llego toco y salen pololeando, los peleados se reconcilian”, cuenta.

Foto: Pablo Godoy

agosto 6, 2004 at 05:14 a.m. in día a día | Permalink

TrackBack

URL del Trackback para esta entrada:
https://www.typepad.com/services/trackback/6a00d83455ac7d69e200d83431630053ef

Listed below are links to weblogs that reference El organillero de “don Schaulsohn”:

Comentarios

Publicado por: Alex Sanfuentes | 06/08/2004 12:39:12

Al fin alguien que se preocupe de rescatar el valor de nuestra cultura popular. El organillero es parte de la vida santiaguina y un patrimonio que hay que defender. Felicitaciones al candidato Sachaulson de parte de los artistas de la comuna. Nuestras esperanzas estan puestas en gente como el.Y bien por elorganillero, simpatico, entretenido y ubicado donde corres[onde